La GDPR y el futuro de las cookies en Internet

El futuro de las Cookies alex romero

La GDPR y el futuro de las cookies en Internet

En estos días, los ciudadanos sentimos que los anunciantes y otras empresas que usan cookies de terceros nos están rastreando cuando navegamos por Internet. Muchos pensamos que los riesgos de la recopilación de datos por parte de estas empresas sobre nosotros superan a las recompensas recibidas.

En este contexto, Google comunicó recientemente que iba a prohibir las cookies de terceros en su navegador Chrome. Este anuncio ha provocado cierto pánico en la industria de la tecnología publicitaria, mientras que algunos creen que es un buen paso hacia un Internet más seguro.

Para entender qué son las cookies de terceros, primero debemos conocer cuál es la diferencia entre las cookies propias y las de terceros:

  • Las cookies propias generalmente son generadas y colocadas en el dispositivo del usuario por el sitio web que el usuario está visitando. Estas cookies se utilizan a menudo para facilitar la experiencia del usuario y algunas funcionalidades básicas del sitio. Por ejemplo Las cookies propias pueden identificar a un visitante que regresa para que no tenga que usar el nombre de usuario y la contraseña para iniciar sesión en visitas sucesivas. Suelen ser inofensivas ya que no “espían” a los usuarios. Algunas herramientas de análisis utilizan cookies propias para recopilar datos de análisis. Estos, sin embargo, a veces pueden requerir permiso.
  • Por el contrario, las cookies de terceros son generadas y colocadas en el dispositivo del usuario por un sitio web diferente al que está visitando el usuario. La mayoría de las cookies de terceros se utilizan con fines analíticos o de marketing. Por ejemplo, las cookies colocadas por un sitio de comercio electrónico mostrarán anuncios en otro sitio web sobre un producto que buscó hace unos momentos. Estas cookies rastrean la actividad en línea del usuario y el historial de búsqueda en el sitio web y los siguen en otros sitios web para obtener anuncios personalizados. Otro ejemplo de cookies de terceros son las que colocan los complementos de redes sociales en otros sitios web para iniciar sesión o compartir contenido.

Las cookies de terceros a menudo se consideran intrusos en la privacidad. La ausencia de cookies de terceros no suele afectar la funcionalidad principal del sitio web. Y por esta razón, están sujetas a regulaciones de privacidad.

La legislación de privacidad de datos, como el Reglamento general de protección de datos (GDPR) y la Directiva de privacidad electrónica, asó como la Ley de protección del consumidor de California (CCPA) tienen regulaciones que afectan el uso de cookies de terceros.

Si bien las leyes como GDPR y CCPA no mencionan específicamente las cookies de terceros, tienen ciertos estándares que se aplicarán a los sitios web que las utilizan. Si un sitio web necesita recopilar y usar datos personales, como información que se puede usar para identificar a una persona, debe informar a los usuarios al respecto y obtener su consentimiento. Un sitio web puede recopilar datos del usuario a través de identificadores de cookies. Por lo tanto, las cookies, especialmente las de la categoría de terceros, están sujetas a regulaciones de privacidad de datos.

La Directiva de privacidad electrónica (o el Reglamento de privacidad electrónica anunciado recientemente) tiene directrices y estándares específicos para las cookies. Por eso también se conoce como la Ley de cookies de la UE. La Directiva de privacidad electrónica obliga a un sitio web a obtener el consentimiento informado de los usuarios para el uso de cookies de seguimiento o de terceros. Sin consentimiento, el sitio web no puede colocar cookies en el dispositivo del usuario.

Algunas otras leyes de privacidad de datos hacen que el consentimiento sea obligatorio para el uso de cookies de seguimiento.

En enero de 2020, Google anunció que eliminará gradualmente el soporte para cookies de terceros en Chrome para 2022. Afirmaron: “Los usuarios exigen una mayor privacidad, incluida la transparencia, la elección y el control sobre cómo se utilizan sus datos, y está claro que el ecosistema web debe evolucionar para satisfacer estas crecientes demandas «.

Google Chrome no es el primer navegador de Internet que hace esto. 

Anteriormente, Safari de Apple y Mozilla Firefox también eliminaron gradualmente el soporte para cookies de terceros. La prohibición de cookies de terceros es parte del esquema más amplio de Google para mejorar la privacidad, como se hizo después del lanzamiento de su nueva iniciativa conocida como Privacy Sandbox el 22 de agosto de 2019. Privacy Sandbox establece nuevos estándares de privacidad en la web e introduce cinco APIs de navegador. para proteger la privacidad del usuario y hacer que el contenido sea abierto y accesible al mismo tiempo, sin el uso de cookies de terceros. Estas APIs ayudarán a los sitios web para la selección de anuncios (sin seguimiento entre sitios), la medición de conversiones y la prevención del fraude, al tiempo que mantienen el anonimato de los usuarios. Privacy Sandbox propone rastrear a un grupo de personas en lugar de a un individuo.

El anuncio de Google es sin duda el resultado de la aplicación del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la UE.

La decisión de Google de eliminar las cookies de terceros recibió una reacción mixta. Si bien este fue un paso bienvenido para proteger la privacidad del usuario, afectará negativamente a las empresas de tecnología publicitaria, especialmente a las más pequeñas.

El futuro del banner de consentimiento de cookies permanecerá intacto incluso si las cookies de terceros están fuera de escena. Es fundamental tener en cuenta que Google no está eliminando todas las cookies. Chrome admitirá cookies que no pertenezcan a la categoría de terceros. Solo va a eliminar las cookies que son generadas por un dominio diferente al que está visitando el usuario. Eso significa que si su sitio web genera cookies que recopilarán datos personales, aún debe obtener el consentimiento informado del usuario. Como se mencionó anteriormente, algunos sitios web pueden usar su propio sistema de análisis que utiliza cookies propias para recopilar datos del usuario. A menos que se trate de datos estadísticos agregados, necesitará el consentimiento de los usuarios para colocarlas en su dispositivo.

A menos que la cookie sea «estrictamente necesaria», es posible que aún necesite su consentimiento para usarla.

El hecho es que, independientemente de las cookies que genere o utilice su sitio web, debe informar a los usuarios al respecto. Un banner de cookies es perfecto para ello. Además, todavía tiene tiempo hasta que Google Chrome elimine por completo las cookies de terceros.

Veremos qué más novedades nos traen las grandes tecnológicas en relación a la normativa de protección de datos en adelante. De momento, los banners de consentimiento de cookies están aquí para quedarse durante mucho tiempo.

Para ampliar: https://gdpr.eu/cookies/

Alex Romero – Experto Marketing Digital
Marketing Digital Malaga

whatsapp Alex Romero marketing online
Open chat